16/M 2020: Los aprendizajes a un año de la incertidumbre pandémica

La atmósfera era diferente, y en el ambiente se percibía una agitación sorda, como el silencio suspendido antes de la tormenta. La respiración se agitaba y las miradas enmudecidas, se buscaban haciéndose las mismas preguntas, con respuestas desconocidas. Nadie sabía bien qué era ni cuánto duraría, sólo algunos intuían que se asomaba a nuestra realidad, algo nunca antes vivido.

El lunes 16 de marzo de 2020, Chile alcanzaba la Fase IV de la pandemia por COVID-19 y el Comité de Acción Preventiva COVID 19, informaba la suspensión total de actividades presenciales en la Facultad de Odontología de la Universidad de Chile. Sólo se mantendrán con funcionamiento presencial unidades críticas para la Facultad, personal de guardia, aseo, personal de la DEA, mayordomía de clínica, Servicio de Admisión de atención de urgencia de pacientes institucionales, plataforma experimental, Laboratorio de Anatomía Patológica, personal de Decanato, según lo programado por cada una de las jefaturas”, señaló el Comunicado despachado en la fecha mencionada.

Añadía, “se debe reemplazar el trabajo presencial por teletrabajo o trabajo remoto para todas las unidades de nuestra Facultad, a excepción de las denominadas áreas críticas”, además de confirmar que “la vía de comunicación oficial, desde y hacia las autoridades FOUCh y al Comité de Acción Preventiva COVID 19, radica en la Dirección de Comunicaciones FOUCh. Los aportes en evidencia, papers y la información científica, se deben realizar por esta vía al correo comunicaciones@odontologia.uchile.cl

Los testimonios de miembros de la comunidad odontológica reviven el día en que iniciamos el teletrabajo y el telestudio en la Facultad de Odontología y reflexionan sobre los aprendizajes del año de la pandemia por COVID-19.

La certeza de la incertidumbre

Sorprendido, Rómulo Betancourt, mayordomo de la Escuela de Graduados, confesó que “nunca había escuchado algo tan directo y tan fuerte como la palabra pandemia, y no me imaginaba lo grave que era para nuestra nación, donde nos veríamos comprometidos como familia y a la vez trabajo”. El lunes 16 de marzo percibió que se venía lago nuevo, “escuchar las noticias, el alerta mundial que lo dio esta autoridades máximas de la salud y empezar a dialogar con los más cercanos, con la esposa, con los hijos y decir qué va a pasar, cuándo va a terminar, e incluso escuchar que en junio volvíamos todos a trabajar y la vida iba a ser normal”.

En tanto transcurre la pandemia, le preocupa el escenario, por lo que se mantiene informado de las decisiones del Gobierno,  a través de la prensa y está disponible “a cooperar en armonía en mantener la higiene, en mantener el no contacto porque hemos aprendido a vivir nuevamente, esto es un estilo de vida nuevo y hemos tenido que saber llevarlo, hasta que lleguemos en un momento que esto pase y volvamos a la normalidad”

En lo personal, dijo, “ha sido traumante, porque he tenido que adaptarme a una movilización, a un horario, a estar presente en mi trabajo, en el que se me ha considerado”. Sabe también que se trata de un tiempo histórico que él recordará “como una película de terror, porque dentro de mi familia hay enfermos crónicos, entonces esto es al azar, al que le toca le toca”; y aunque la vacuna es una esperanza, reconoce que muchas personas que sobrevivan al COVID-19, quedarán secuelados a nivel pulmonar y de memoria.

Se ubica en “la fila de los obedientes” cumpliendo los protocolos, “no puedo salir a fiestas o a otra región, o lo que digan las autoridades. Tengo una página fome de lo que viví, escucho y asimilo, aunque, si pongo en una balanza, lo mío es un vaso de agua con las tragedias de otros y, lamentablemente, han ocurrido, esperemos que nunca más vuelva a suceder algo así”.

Rómulo Betancourt, Mayordomo Escuela de Graduados, Facultad de Odontología U. de Chile.

E.U Jully Álvarez, Enfermera Coordinadora de la Clínica Odontológica, rescató lo repentina de la situación vivida el 16 de marzo de 2020, “donde sobrevino la incertidumbre, no sabíamos qué iba a pasar, cómo íbamos a avanzar, qué pasaría en nuestros cargos y la actividad clínica propiamente tal de cada uno, qué pasaría con los pacientes y esos tratamientos que estaban en plena ejecución y que iban a quedar suspendidos”.

Recuerda que hubo mucha confusión en un minuto, “estaba preocupada por mis compañeros de trabajo, porque todos me hacían muchas preguntas y uno no sabía que responder”. Pero a Jully Álvarez le resuenan las palabras de una buena amiga “hay que ser muy flexible y esperar ver qué pasa, recabar el máximo de información para hacer sólidas las respuestas, esa fue mi misión”. Paulatinamente, “fuimos encauzando el camino, hasta llegar al éxito que hemos tenido hasta ahora, un arduo trabajo, pero con muy buenos resultados”.

Las noticias que llegaban desde el viejo continente, no tardaron en tocar territorio chileno y para Nelson Duarte, Mayordomo del edificio docente-administrativo, recordar las estadísticas de los contagios y alto número de fallecimientos, sumados a la  crisis económica y social mundial “fue algo tremendo que nos tocó en forma muy particular; y, llevándolo, netamente, a nuestra Facultad,  fue terrorífico, la gente no sabía qué hacer, pensaba que esto iba a ser momentáneo o que podía ser provocado, pero, lamentablemente, nos tocó de muy cerca, compañeros de trabajo se enfermaron de COVID, estuvieron gravísimo, toco a nuestras familias, hubo un caso de mortandad que lamentablemente nos tocó muy de cerca.  No tengo conocimiento de algo semejante haya sucedido anteriormente, en los 60 años que llevo con vida”.

Apenas recibida la comunicación desde Casa Central, el Vicedecano de la Facultad de Odontología, Dr. Gonzalo Rojas Alcayaga, se preguntó por la factibilidad de realizar el quehacer universitario en modalidad remota. “Pensé que bajaría la actividad y que el teletrabajo y tele-estudio se ejecutaría por un tiempo limitado, pero terminó siendo más, En ese momento, tuve la idea que iba a extenderse  el primer semestre y que el segundo sería presencial. No nos esperábamos que se prolongara todo el año y continuar este período”.

Nelson Duarte, Mayordomo edificio docente-administrativo Facultad de Odontología U. de Chile.

La consciencia del aprendizaje colectivo

Desde su puesto de trabajo, Rómulo Betancourt sostuvo que la pandemia “se nos viene nuevamente y, entonces, va a ser un factor muy importante para esta sociedad y lo que más nos alegra es recuperar a la familia, porque yo me he ausentado de los míos, he escuchado lamentablemente noticias tristes de parte de mis compañeros, de la vecindad donde vivo y el entorno y las noticias y la cantidad de muerte que han ocurrido en el mundo me cambia el chip me hace pensar de otra forma me he puesto más humilde y cosas que han cambiado”.

Recalcó que “aferrarse más a la familia, tener más fe, ser más obediente y no ser tan orgulloso es la lección que nos da el destino al ser humano, porque aquí no hay color ni  idioma, todos caemos en la misma y estamos todos expuestos a enfermarnos. En lo personal, aportó para que los demás tomen conciencia y aprendan de esto”.

En medio de un  año difícil, subrayó Jully Álvarez, “en donde tuvimos que mantener, de alguna manera, la clínica funcionando y el buen ánimo, porque no sacábamos nada con estar quejándonos, la principal reflexión que deja el 2020 es que la unión hacer la fuerza, que hay que mantener los equipos vivos, unidos, leales y cooperadores, apoyándonos entre todos, docentes, profesionales, técnicos, personal de colaboración personal del  aseo que ha sido tan importante en esta época, que se han lucido con su empeño y empuje”.

La Coordinadora de Enfermería de la COUCh destacó que, en plena crisis sanitaria no sólo no ha habido quejas de nadie del equipo de colaboradores en la Clínica Odontológica, sino que también se ha tenido que ir reformulando el plan de trabajo original, adaptándose a las nuevas exigencias y  “todo el mundo abierto a escuchar y a aprender, desde la jefatura hacia el resto del equipo. Ha sido un ejercicio precioso, en donde nos hemos unido, y ese ha sido mi mayor aprendizaje: la formación de un buen equipo de trabajo”.

E.U Jully Álvarez, Enfermera Coordinadora Clínica Odontológica U. de Chile.

En la experiencia de Nelson Duarte, en el 2020 “ocurrieron cambios sociales, cosas que para nosotros, a pesar de la tecnología, cambiaron nuestras vidas. Tuvimos que adaptarnos, darnos cuenta que lo más importante para el ser humano, para la sociedad, y para los Gobiernos es que se debe garantizar la salud, sino hay salud no hay nada, decía la gente antigua”. Recurriendo a varios recursos personales, “tuvimos la capacidad y la necesidad de salir adelante, porque se gestó y se generó también mucha solidaridad ente vecinos, hubo un lazo más”.

Confía en que el proceso de vacunación que se ejecuta hoy en el país permitirá acercarnos a la vuelta a la normalidad en unos dos o tres años. “Todo lo que se está haciendo tiene un sentido de responsabilidad, porque de lo contrario, esto va ser mucho más largo. Tiene que haber un sentido de responsabilidad social, porque ya se está vacunando, todos los días, a gran cantidad de la población y no podemos dar un pie atrás,  sino que tenemos que ser responsables, el lema de cuidemos entre todos es válido y no es una mera consigna, deber ser un sentido de responsabilidad y consciencia social y los gobiernos deben ser capaces de estar a la altura y garantizar una de las cosas que está en la Constitución, que es el tema de la salud”.

El Vicedecano planteó que el año 2020 ofreció la oportunidad de “llevar adelante proyectos que, por mucho tiempo estuvieron dormidos, que no había la voluntad o no se convencía a las personas de ello”, como la modernización de la Clínica Odontológica en infraestructura y procedimientos.

Además, se demostró que el trabajo remoto es posible, “no con la idea de no volver a lo presencial, pero si que en ciertas circunstancias, ya sea de personas en particular o colectivos, eventualmente, podemos autorizar el trabajo remoto en casos, tales como, la redacción de un proyecto o evaluar una tesis”.

Vicedecano de la Facultad de Odontología, Dr. Gonzalo Rojas (Fofografía de archivo/2018)

No obstante, aclaró el Dr. Gonzalo Rojas, resulta “muy agotador sostener sólo el trabajo a distancia, dado que obliga a la convivencia entre las actividades del hogar y el trabajo, contaminando el primero, del punto de vista psicológico, algo que no es bueno, pues se pierden las fronteras temporales entre el trabajo y el descanso, una situación que considero peligrosa”.

La autoridad FOUCh enfatizó que  vivimos una pandemia que nos ha estresado física, psicológica y socialmente, pero invitó a “recoger la experiencia que nos va a fortalecer en el futuro, respecto a la gestión y administración en nuestra Facultad”.

Últimas noticias

Más noticias

Editorial Decana Irene Morales Bozo:

En reconocimiento a la práctica diaria

"En la certeza que el Informe de Autoevaluación entregado a la CNA se sustenta en el trabajo efectivo, consciente y comprometido de la comunidad docente, el personal de colaboración y el estamento estudiantil, resulta natural la validación de nuestras prácticas y metodologías, afianzadas en la realidad de la experiencia diaria de nuestros tres estamentos".

Compartir:
http://uchile.cl/o173587
Copiar